7000 millones y subiendo…

Éstos son sólo unos pocos

Parece un número como cualquier otro, pero no lo es. Todos hemos aprendido a contar desde pequeñitos, y si bien a muchos no les va nada mal, a la hora de imaginar la cantidad que éste número supone puede traer más de un quebradero de cabeza. Pero vayamos al grano: la población mundial, según la ONU, alcanzará (si no lo ha hecho ya) la cifra de 7000 millones de habitantes, este mes. ¿No surte efecto? Lo escribiré otra vez: 7.000.000.000, quizás ahora se note un poco más la magnitud de dicha cifra.

Y es que puede ser un hito que celebrar, la existencia de siete mil millones de personas en este planeta que se nos ha otorgado; un planeta que puede abastecer de recursos a todos sus habitantes. Sin embargo, la realidad no es así de sencilla, y el aumento exponencial de la población humana a lo largo de los últimos años no está haciendo sino ennegrecer los pronósticos de abastecimiento de recursos para los años venideros. Para hacernos una idea, la población mundial de seres humanos a principios del siglo XIX no alcanzaba apenas los 1000 millones. A raíz de los avances en medicina, principalmente, y a la mejora de la calidad de vida de ciertos sectores de población, bastaron poco más de 100 años para doblar esa cifra, llegando a los 2000 millones de personas alrededor de 1927. A partir de aquí, en poco menos de un siglo, la población se ha multiplicado de una manera asombrosa hasta alcanzar el número que reza el titular.

Esto crea multitud de puntos clave a tener en cuenta para los años venideros: la producción de alimentos y materias primas básicas debe ser un factor decisivo que asegure la subsistencia, aunque cada vez la demanda es mayor, y el sistema de producción actual cada vez se encuentra más saturado y en desigualdad (todos sabemos que tan sólo una pequeña parte de la población mundial consume la mayoría de los recursos naturales), por lo que se empiezan a plantear alternativas, como la fabricación de alimentos sintéticos o la modificación genética de especies animales y vegetales con tal de poder aumentar su crecimiento y producción. El abastecimiento de agua potable es también un factor de riesgo, pues es un bien poco accesible y podría acarrear conflictos futuros entre naciones por el control de las fuentes de tan preciado líquido.

Erradicar la pobreza es uno de los principales retos

Otro punto a tener en cuenta es el crecimiento de los países menos desarrollados: a la hora de equilibrarse al nivel de vida del mundo occidental, el sistema económico e industrial está basado en el consumo de recursos combustibles como el petróleo, carbón y derivados, hecho que conlleva una serie de emisiones de gases de efecto invernadero (que llevan preocupando dese hace tiempo por su posible efecto en un cambio climático global) que aumentarán si se quiere mejorar la calidad de vida de los habitantes de las economías emergentes. Esto supone todo un desafío en cuanto a necesidades y alternativas energéticas, por lo que también se deben desarrollar alternativas a los recursos clásicos, buscando refugio, principalmente, en el desarrollo de energías renovables y respetuosas con el medio ambiente.

Imagen cada día más habitual...

Además, un crecimiento poblacional conlleva un aumento de la urbanización. Cada vez existen menos áreas rurales y más centros industriales y núcleos urbanos, lo que nos puede llevar a imaginar, en pocos años, la existencia de macrourbes, ciudades donde la población superará fácilmente varios millones de habitantes más de lo que ocupan las mayores megalópolis en la actualidad.

A todos nos espera la vejez

Los avances en medicina han permitido, principalmente, un aumento de la esperanza de vida de la población, por lo que es fácil prever un incremento del envejecimiento de la población en los años venideros (no por nada está España considerado como el país más viejo de Europa, y en breves años posiblemente del mundo, según pronósticos), que supondrá un bache importante en el sistema económico y laboral de los países más desarrollados, pues serán éstos los que sufrirán de primera mano los efectos del envejecimiento como consecuencia del aumento del bienestar personal.

En definitiva, el hecho de ser 7000 millones en el planeta, a día de hoy, y como opinión personal, no es un hecho que haya que celebrar, al menos dada la situación actual y el sistema económico y productivo que domina la globalización mundial. A este ritmo, se prevé además que la población alcance los 10.000 millones en cuestión de décadas, dato que, como el de hoy, presenta muchos retos más que asumir. Muchos cambios nos esperan, y deberemos ser las generaciones actuales y venideras quienes tratemos de encontrar soluciones para satisfacer a tanta gente, para poder dejar un mundo mejor a nuestros descendientes.

Os dejo una pequeña aplicación si os interesa saber vuestro orden de aparición en el planeta desde el primer dato de población mundial conocido:

¿Y tú, qué número eres?

Fuente de información: BBC

Anuncios

Un pensamiento en “7000 millones y subiendo…

  1. Es preocupante que crezcamos tan rápido… Sobretodo porque sabemos que esto algún día va a petar y no será para bien.
    Vale, ya lo has conseguido, me has puesto catastrófico!
    Muy buen artículo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s